domingo, 5 de agosto de 2012

Toreros procedentes de Norteamérica

Después de España, Francia y Méjico, Estados Unidos es el país que más interés tiene en los contenidos taurinos de este blog, con más de tres mil entradas a lo largo de los dos años y medio de vida que ya hemos disfrutado, por eso, tirando de hemeroteca hemos podido conocer someramente el papel que ha jugado USA en la Fiesta de los toros, un espectáculo atractivo y exótico para personas pertenecientes a otra cultura y con otras costumbres.  Y es que, a pesar de no ser muy conocidos en España, la nómina de toreros nacidos en Estados Unidos es más que notable.

El primero fue Harper Lee, protagonista del libro "First Yankee Matador", de Marshall Hail. Su nombre era James Harper Gillett, pero fue conocido como Harper Lee Baylor. El primer estadounidense matador de toros, nació en Ysleta, Texas, el 5 de septiembre de 1884 y en 1899 pasó a residir en Guadalajara, Jalisco (México) donde destacó entre los taurinos y asistió a diferentes tentaderos.
Bajo la tutela de su amigo Francisco Gómez, El Chiclanero, un matador de toros de España, Lee dejó su trabajo para probar suerte como torero. Hizo su primera aparición como novillero en la plaza de toros de Guadalajara el 28 de julio de 1908, y el 20 de febrero de 1910, en la Plaza de Toros de Monterrey se le concedió la alternativa como matador de toros, consistiendo el acto en un mano a mano entre su padrino Tomás Alarcón "Mazzantinito" y él mismo, con toros de Guanamé.
 Lee se manejó bien en todas las suertes del toreo: con el capote, las banderillas, muleta y espada. Actuó como matador de toros en cincuenta y dos corridas de toros en veinticuatro ciudades de México. Dos veces sufrió cornadas casi fatales. Su carrera se vio interrumpida por el caos de la Revolución Mexicana y los sentimientos anti-estadounidenses que le acompañaban. Se cortó la coleta el 3 de diciembre de 1911.
Lee murió después de una larga y penosa enfermedad el 26 de junio de 1941.

Un segundo espada que gozó de cierto reconocimiento fue Sydney Franklin, que nació en Nueva York en 1905.
Se hizo matador en México y acabó en España, donde en 1936 era el asistente de Hemingway cuando éste andaba por las plazas españolas buscando material para sus novelas.
Sydney Frumpkin,  hijo de padres judíos ortodoxos rusos, recibió una educación severa, por lo que el muchacho en cuanto pudo se introdujo en el mundo del toro y se cambió el apellido en homenaje a Benjamín Franklin con el fin de eludir la vigilancia de su progenitor.
Con dieciocho años y cansado de los abusos y golpes de su padre, Sydney huye de su entorno familiar y se marcha a México para hacerse cartelista diseñando publicidad y marquesinas para espectáculos, pero con poca suerte. Una tarde asiste a una corrida de toros y descubre ese mundo de muerte y peligro. Conoce a Rodolfo Gaona, un torero de renombre con quien comienza una vida de aventuras y se transforma a su lado en torero profesional. Un año después comienza a ser conocido y se presenta en El Toreo de la ciudad de México el 27 de julio de 1924. Después debuta el 9 de junio de 1929 en Sevilla y, a partir de 1930, hace sus apariciones en las plazas de Portugal, Colombia y Panamá.
Franklin conoció a Hemingway en agosto de 1929 y enseguida congeniaron. No había duda sobre los gustos y placeres de ambos: el alcohol, el peligro, el boxeo, la pesca, las comidas, los toros y las armas. Durante la Guerra Civil Española estuvieron juntos y compartieron borracheras y angustias. Con una gran diferencia, Hemingway se había comprometido con la causa revolucionaria mientras que Franklin estaba más próximo a las clases aristocráticas y adineradas.
Tras regresar a España después de una estancia en su país, Franklin tomó la alternativa en Madrid un 18 de julio de 1945 de manos de Luis Gómez "El Estudiante" con "Morenito de Talavera" de testigo, estoqueando reses de Sánchez Fabrés.
Ya en la década de los 50 la amistad con Hemingway se quiebra. Franklin aparece en algunas películas en los Estados Unidos y México, hace alarde de sus logros como presentador en la televisión, invita a artistas como James Dean, quien resultó ser un admirador de la tauromaquia y lleva adelante una escuela de toreo en Sevilla y una cafetería. Pero ya había iniciado el camino de regreso. Bastante angustiado incurre en un delito menor relacionado con una matrícula de automotor lo que le lleva a la cárcel durante nueve meses. Desahuciado, reside en México hasta que decide regresar a Estados Unidos. Allí pasa sus últimos siete años de vida en un asilo de Greenwich Village, en Manhattan, donde fallece el 26 de abril de 1976.
La marisquería Sidney, en la calle de Francisco Silvela, próxima a la plaza de Manuel Becerra en Madrid, luce en honor del torero.



Pero la figura más destacada de la tauromaquia norteamericana sería John Fulton, que nació en Filadelfia el 25 de mayo de 1932. Tras ver la película "Sangre y Arena" se afincó en Sevilla, ciudad en cuya Real Maestranza tomaría la alternativa un 18 de julio de 1963, con José María Montilla de padrino y como testigo César Franco. Los toros fueron de Félix Moreno y obtuvo petición de oreja y vuelta al ruedo.

Confirmó doctorado en Madrid el 29 de octubre de 1967 de manos del canario José Mata, y su última actuación en España sería el 30 de setiembre de 1973, retirándose en San Miguel de Allende (México), posiblemente en el año 1994, ya con 62 años. Murió en Sevilla, de infarto de miocardio, el 20 de febrero de 1998, con la pena de no haber podido vestirse de luces en la Monumental de México. Fue amigo de Curro Camacho, que le ayudó al principio de su carrera y quien escribió un libro sobre su vida titulado "John Fulton, nuestro amigo Quijote", y entabló amistad con Juan Belmonte, a cuya finca iba a los tentaderos.

Una vez retirado se dedicó de lleno a la pintura e intentó el apoderamiento de noveles, algo que consiguió al final con el Niño del Sol Naciente.

Además tenía un negocio de arte, la Galería John Fulton, en la plaza de la Contratación, uno de los más bellos lugares del casco antiguo de la capital sevillana, e importantes personas tienen obras suyas o cuelgan en famosos museos, galerías, bibliotecas o colecciones privadas de todo el mundo.

Entre aquel mundo masculino, Patricia McCormick fue la primera torera americana que actuó profesionalmente en México. Es originaria de St. Louis, Missouri y se sintió cautivada por el toreo después de un viaje a Ciudad de México a la edad de siete años de edad. Posteriormente la familia McCormick se trasladó a Big Spring, Texas, donde su pasión por la tauromaquia siguió creciendo.
Después de mucha perseverancia, dedicación y formación, Patricia debutó como novillero en septiembre de 1951 en Ciudad Juárez, México, y siguió como profesional diez años más.



A lo largo de su dilatada carrera, participó en 300 festejos en todo México y Venezuela y tuvo seis cogidas en su vida, una tan seria que un sacerdote le administró los sacramentos. En su vertiente literaria es autora de una autobiografía, "Señora torero". En la primavera de 2007, el Museo del Patrimonio en Big Spring, Texas, abrió una exposición permanente en su honor.



Otra mujer norteamericana que destacó en el mundo de toro en la década de los cincuenta fue Bette Ford, nacida un 24 de junio de 1937 en McKeesport, Pennsylvannia, y cuyo verdadero nombre era el de Harriet Elizabeth Dingeldein. Su carrera comenzó como modelo y actriz, pasando posteriormente a interesarse por las corridas de toros, convirtiéndose en la primer torero americano  que actuaba en la Plaza México, haciendo historia para los Estados Unidos.


Bette se enamoró de los toros en un viaje que hizo a Bogotá, Colombia, y poco después se trasladó a México para comenzar su entrenamiento. Trabajó tenazmente y a los tres años fue reconocida como una de los diez primeros toreros del escalafón en América Central, actuando por todo México, Panamá y Filipinas, donde recibió una mención por su valentía, retirándose de la profesión después de haber actuado en más de 200 festejos.
En 2007, Bette fue reconocida en el Salón de la Fama de McKeesport como una más de los 70 grandes héroes del deporte americano y, tanto el McKeesport Heritage Museum como el Museo del Capitolio de Harrisburg Estado, incluyen a Bette como una de las grandes figuras de América.


Completando otra faceta dentro del toreo masculino tenemos que hablar de Robert Ryan  que nació en Los Angeles, California, un 13 de agosto de 1944 y se podría considerar como el torero más importante de todos los procedentes de Norteamérica. Como sus antecesores angloparlantes, domina todas las facetas de las artes, pues es pintor, escultor, fotógrafo, poeta y escritor, autor de dos obras fundamentales en la literatura taurina: "Vestigios de sangre" y  "Toreo de Capa", no en vano Ryan, como discípulo del recordado maestro mexicano Pepe Ortiz, practicó el quite por las afueras y la belleza insuperable del quite de oro.
Como profesional llega a España en 1963 para participar en cuatro novilladas con picadores, debutando posteriormente en la Plaza de toros de México el 31 de julio de 1966, alternando con Antonio Lomelin y Salvador Santoyo.
Más adelante tomaría la alternativa un 11 de Junio de 1967 en Tijuana (México), con Raúl García de padrino y Gabino Aguilar como testigo, para dar cuenta de ejemplares de Coaxamalucan.
En España interviene en cuatro corridas en el año 1972, siendo herido de gravedad en su actuación en Vista Alegre.



En la lista de toreros llegados del otro lado del océano hay que incluir también a Diego O´bolger, nacido en Buffalo, New York, un 17 de julio de 1944. Como novillero se presentó el 11 de agosto de 1964 en Nueva Laredo, Tamp, debutando en la Plaza de toros México el 18 de octubre de 1964, donde alternó con Jesús Solórzano y Ricardo García ante novillos de Santo Domingo.
Su alternativa llegó el 17 de Agosto de 1969 en Tijuana, B. C. con Manolo Espinosa "Armillita" de padrino y Fermín Rivera de testigo con toros de Mimiahuapam.
A España llega en 1972 y hace campaña durante las dos temporadas siguientes donde no alcanza el éxito esperado, por lo que se vuelve a Méjico, donde estará en activo varios años más.

Más recientemente encontramos a Richard Corey quien, tras iniciarse en la profesión con éxito en Méjico, llegó a España en 1971 para torear varias novilladas. Como consecuencia de su trayectoria toma la alternativa en Guadalajara (España) el 10 de octubre de ese año tras cederle los trastos "Calatraveño" en presencia de Rafael Torres, en una tarde en la que se corrieron astados de Algarra. Como no tuvo la suerte deseada, renunció al doctorado y volvió otra vez al escalafón novilleril en el cual permaneció, al menos, hasta 1975.


Después de Corey ha habido otros, como David Renk "El Texano", nacido en Houston, iniciado también en Méjico donde tomó la alternativa en Ciudad Juarez el 19 de abril de 1981, de manos de Fermín Espinosa "Armillita" y con Miguel Espinosa "Armillita Chico" de testigo. Dos años más tarde consiguió confirmar doctorado en la Monumental de Méjico.





También está Dennis Borba, un matador de toros norteamericano de origén portugués, país donde toreó mucho en la década de los 80, al igual que en Méjico o en corridas incruentas en Estados Unidos. Finalmente recibió la alternativa en Mazatlán un 27 de marzo de 1986 de manos de Manuel Arruza ante Jesús Jiménez "Chicuelín" de testigo.


Finalmente apuntamos algunos datos de Tracy Viser, torero que nació en Texas y fue alumno de John Fulton en los años 70. Actuó durante varias temporadas en el norte de México y, al igual que muchos toreros americanos, llegó a tomar la alternativa, en este caso en Venezuela.



Además de los citados ha habido otros toreros como Porter Tuck "El Rubio de Boston", Honey Anne, Rocky Moody, Walter de la Brosse, David Mosso, Jeff Ramsey o las rejoneadoras Georgina Knowls o Edith Evans, que lo han intentado pero que la suerte les ha llevado por otros caminos.
Como se ve, por muy lejano que nos parezca, Norteamérica también ha sido un país de relevantes aportes al mundo de los toros, de ahí que desde este blog le mostremos nuestro más sincero reconocimiento.

8 comentarios:

  1. no hace falta ser teleco para saber7 de agosto de 2012, 13:46

    señor, no presuma de tener visitas de los EEUU eso es algo que ocurre en todos los blogs, no se debe a que a usted le admiren los yankees es que los SERVIDORES que alojan los BUSCADORES habitualmente se alojan ahi y de ahi rebotan las supuestas visitas. tambien el spam y los boots tienen factura de los EEUU y cuentan como visitas

    ResponderEliminar
  2. No presumo de nada ni espero que me admire nadie. Todo lo que hago es por diversión propia y le aseguro una cosa, me lo he pasado fenomenal recopilando datos sobre toreros norteamericanos, de cuya trascendencia en nuestra Fiesta no tenía ni idea, todo sea dicho.
    Saludos y gracias por su aportación

    ResponderEliminar
  3. Estupendo trabajo, mi más sincera enhorabuena. Trabajo gestionando la visita de grupos a la Plaza de Toros de Valencia y los datos que aportas me van a ser de grandísima utilidad. Más allá de El niño de El Sol Naciente y Frank Evans, el torero inglés, desconocía que a parte de Francia, otros países hubieran aportado figuras del toreo.
    Saludos.
    LM.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por tus palabras LM81, pero la verdad es que resulta sorprendente que dentro de una Fiesta tan hispana, hayan tenido cabida y no con escaso relieve, toreros procedentes de otros países cuya cultura sea tan diferente a la nuestra y que hayan tenido las agallas de ponerse delante.
    Me alegra que te sirvan los datos recopilados pues ese es el único interés que me mueve, además de introducirme en otras tauromaquias. En cuanto tenga un poco de tiempo husmearé por el toreo ruso, a ver que sorpresas nos guarda.
    Saludos
    Paco Mtnz

    ResponderEliminar
  5. Apreciable Dn PM:

    Enhorabuena por este excelente estudio "anglo histaurino", muy interesante e informativo. ¿Me pregunto si ha faltado el amigo Barnaby Conrad por alguna razón? También pintor y autor además de torero, según he sabido es el único norteamericano que ha lidiado en España, México y Perú. De nuevo, felicidades por este segmento taurino. Un respetuoso saludo. // Torotino.

    ResponderEliminar
  6. Amigo Torotino: En primer lugar gracias por leer el artículo y además por tus amables palabras. En cuanto a porqué no incluí a Barnaby Conrad en la nómina de toreros americanos es porque solo me centré en los que habían tomado la alternativa y Conrad no lo hizo, y además me pareció más escritor que torero y más amigo de la juerga que de la profesión, así que aunque se vistió de luces algunas veces preferí obviarlo. Si te soy sincero no estoy muy por estos extranjeros que vienen a España en plan Hemingwey o Brenan.

    ResponderEliminar
  7. ALVARO DE CORTEGANA.-(H)11 de diciembre de 2013, 20:06

    .-MUCHOS AFICIONADOS ESPAÑOLES, DESCONOCEMOS ESTAS PAGINAS A PESAR DE LA EDAD DE 71 AÑOS QUE TENGO, LA HE ENCONTRADO BUSCANDO UNA IMAGEN DE RICARDO COREY, PARA ADJUNTARLA A UN CARTEL DE TOROS, DE UNA NOVILLADA QUE ACTUO EN MI PUEBLO NATAL CORTEGANA-HUELVA.-

    ResponderEliminar
  8. Bueno Álvaro, ya sabes que el que busca encuentra. Bienvenido a esta casa y hasta que quieras. Saludos

    ResponderEliminar