domingo, 22 de marzo de 2020

Nos deja Carlos Moncín, uno de los maestros de la fotografía taurina

Fue el viernes 20 de marzo de 2020 cuando nos enteramos de que Carlos Moncín había fallecido doblegado por una enfermedad contra la que llevaba luchando alrededor de dos años y que ha podido más que su voluntad. 
Con su ida se ha perdido una gran persona y un fotógrafo excepcional, pues Moncín, como todos lo llamábamos, "hacía fotos que hablaban". 
A lo largo de su carrera colaboró en varios medios y llegó a ser jefe de redactores gráficos de Heraldo de Aragón, marcando estilo propio puesto que sus imágenes eran  (son y serán) inconfundibles.
A lo largo de su carrera destacó en todos los campos, pero como fotógrafo taurino tenía un olfato especial porque era muy bueno en su trabajo, fino como aficionado (de los de arte) y certero adelantándose al instante preciso para apretar el disparador en el momento idóneo.
Ganó muchos premios, hizo varias exposiciones y publicó algunos libros, siendo el autor de numerosas instantáneas que han dado la vuelta al mundo, resultando incomparable la serie que firmó, en blanco y negro, con un Talavante abandonado toreando a "Esparraguero", un toro jabonero de Núñez del Cuvillo que se llevó todos los premios de la feria del Pilar de 2011.
Con Carlos tuve la oportunidad de hablar mucho desde que tenía el estudio de fotografía en la bilbilitana calle de  Juan Gualberto Bermúdez y casi siempre de toros. Después se vino a Zaragoza y nos encontrábamos en La Misericordia a menudo, aunque desde su enfermedad lo vi poco, coincidiendo con él la última vez en agosto o septiembre de 2018 en su querida plaza de toros de Margarita, de su Calatayud natal. Entonces ya acusaba los zarpazos de la enfermedad aunque lo noté contento en su localidad viendo toros, sin haber perdido esa media sonrisa que le caracterizaba.
Moncín había cumplido 64 años hace algunos días y se ha marchado sin podernos despedir de él como consecuencia de las especiales circunstancias por las que atraviesa el país, por lo que solo queda mostrar nuestras condolencias a su mujer Juli y a su hija Náyade, que ha continuado la trayectoria de su padre con las cámaras. Hasta siempre Carlos.

Foto 1: Típica imagen de Carlos en Alagón en 2012.
Foto 2: Foto con algunos compañeros de la AITA en 2013.
Foto 3: Foto de Carlos y su hija Náyade en la plaza de toros de Zaragoza en 2012.
Foto 4: Foto de Talavante y Esparraguero en 2011.
De las tres primeras fotos me cabe el honor de la autoría mientras que la cuarta es del maestro.

Contenido extraído del programa Clarín de RNE de 22 de marzo de 2020


1 comentario:

  1. Sin duda, un gran profesional.
    Qué Dios lo acoja en su seno. Descanse en paz

    ResponderEliminar