lunes, 23 de octubre de 2017

Dos seres y un destino


Una vez finalizada la feria del Pilar de 2017 y tomados en consideración los premios otorgados por el jurado oficial, a mi personalmente me gustaría poner de relieve una actuación que casi ha pasado desapercibida, me refiero a la de José Garrido ante el toro de Lagunajanda que salió en quinto lugar, como sobrero, en el festejo del día 10. Un astado de 530 kgs al que le faltaba menos de un mes para cumplir los 6 años, fiero y exigente como ningún otro en la feria, con peligro y transmisión. Un animal de esos que te reafirman como torero o te rompen el carné de profesional en mil pedazos, un toro de cara o cruz con el que Garrido creció en La Misericordia vestido de luces en una plaza de primera aún a costa de ser herido por partida doble, pues la pelea entre ambos fue brutal y la tensión en los tendidos palpable. Eran dos seres en busca de un mismo destino.
Nadie se desentendió de lo que ocurría en el ruedo y el torero salió victorioso ante un tío con toda la barba que vendió cara su vida, cortando la oreja de más peso de toda la feria, demasiado diluida entre los carteles de figuras y los llenazos de reventón, de ahí mi reconocimiento a ese duro toro de Lagunajanda y a ese torero, José Garrido, el soldado desconocido de los premios, que tuvo los arrestos de plantarle cara a un fiero animal sabiendo que su vida, más que otras veces, estaba en juego.
Crónica difundida en Clarín el 22 de octubre de 2017, http://www.rtve.es/alacarta/audios/clarin/clarin-domingo-22-10-2017/4266358/

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo, amigo Paco.
    Para mí, el toro más importante de la feria, con mucha diferencia sobre el resto.
    Y muy meritoria la actuación de Garrido, a la postre, la oreja de más peso de la feria.

    Un toro para recordar.

    ResponderEliminar
  2. Menos mal que no soy el único que reivindica ese toro como el mejor de la feria, y de muchas ferias...

    ResponderEliminar